lunes, 16 de julio de 2012

SIEMPRE JOVEN

Quiero que el tiempo vuelva atrás, quiero volver a aquel tiempo. Cuando la vida era simple, cuando para mí no existían los problemas, cuando no teníamos rencores, cuando no sabíamos lo cruel que es el mundo, cuando la única herida que teníamos era la que nos habíamos hecho corriendo en el parque con nuestros amigos y el corazón lo teníamos sano, sin ninguna herida, porque no sabíamos nada de la vida y no nos importaba no saber…
Pero me he dado cuenta de que he crecido, me he dado cuenta de cómo es la vida, me he llenado de noticias deprimentes, de problemas… Pero a lo mejor en eso consiste la vida, tal vez crecer consista en eso, en darte cuenta de cómo es la vida y luchar contra esa vida, para poder sobrevivir. Eso es, yo he madurado… ¡Ya no soy la niña que antes fui!
Nuestro gran problema es ese: no querer crecer. Aunque no nos demos cuenta, nos da MIEDO madurar y darnos cuenta que no todo es como lo queremos. Así que ahora que ya no somos las niñas que antes éramos tan felices… Solo nos queda…

¡Soñar! ¡Gritar! ¡Saltar! ¡Luchar! ¡Amar! …¡VIVIR!

No hay comentarios:

Publicar un comentario